Crítica: "La reina del miedo", yo, me, mi, conmigo

por © NOTICINE.com
Bertuccelli, en "La reina del miedo"
Por Edurne Sarriegui     

La actriz argentina Valeria Bertuccelli debuta como realizadora junto a Fabiana Tiscornia, quinen ha sido ayudante de dirección de reconocidos cineastas, como Lucrecia Martel y Pablo Trapero entre otros. Bertuccelli escribe e interpreta este drama de tintes tragicómicos -y seguramente autobiográficos- que tiene como protagonista a una actriz presa de sus angustias y miedos al punto de casi paralizar su vida en vísperas del estreno de una obra de teatro.

Robertina (Valeria Bertucelli) es una reconocida actriz argentina que está transitando las semanas previas al estreno de un unipersonal. El miedo a todo, desde un ruido en la noche hasta las decisiones sobre su actuación, no solo dificultan su diario vivir sino que causan gran desasosiego entre los integrantes y productores de la obra de teatro que protagoniza. Su inestabilidad conspira contra los ensayos y hace peligrar el estreno.

Bertuccelli, en su faceta de guionista, añade distintas situaciones que ilustran sobre la desesperante falta de seguridad de su protagonista, su permanente preocupación y cierta negación de la realidad cuando manifiesta que supone que está separándose de su marido, pero no está del todo segura.

En el recorrido del personaje durante esas semanas estresantes previas a un estreno, aparecen sus dudas acerca de la puesta en escena y su propio trabajo en la obra, su miedo le impide comprometerse con los ensayos y finalmente eclosiona todo su pánico en forma de huida con la excusa de visitar a un amigo enfermo en Dinamarca (exigencias de la coproducción danesa).

En su vida personal las cosas no andan mejor. Sus permanentes llamados a la empresa de seguridad (que también participa de la producción del film) y su falta de control y ausencia de autoridad con los empleados de su casa, evidencian también sus constantes vacilaciones. Su matrimonio roto a causa de esa forma de ser, hace patente el efecto que causa su inestabilidad sobre las personas que la rodean.

Valeria Bertuccelli se luce interpretando a Robertina, un personaje que inevitablemente hará pensar al espectador en su propia creadora, y pone de relieve todos los pliegues emocionales de esta actriz: su personalidad insoportable deja traslucir su fragilidad, su empatía y sus buenas intenciones. Y eso, Bertuccelli lo hace muy bien.

"La reina del miedo" es un film lleno de simbolismos que pone toda la atención sobre la protagonista. En el camino quedan varias subtramas sin definir pero que justifican su existencia para dar sustento a las actitudes de Robertina. La historia que relata queda supeditada a la falta de decisión del personaje y así, llena de ambigüedades, no llega a provocar por sí misma el interés de la audiencia.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios